¿Y si tomo la decisión equivocada?

Mi vida ha dado un cambio de 180º con la aparición en el panorama de mi inclusión al mundo laboral de nuevo, después de tanto tiempo en paro. En muy poquito tiempo pasé la entrevista y me dijeron que me incorporase, apenas tuve tiempo para pensar en ello y dije que si. Entonces pienso… ¿y si he tomado la decisión equivocada?

Este no es el trabajo que estaba buscando.

Yo tenía una serie de condiciones que quería que reuniera el próximo trabajo, empezando por un sueldo decente, con un horario más bien tempranero que fuera flexible y a poder ser que estuviera cerca de casa o de la guarde de Loki para poder pasar menos tiempo en camino y más con él.

El nuevo trabajo no reune estas características, salvo que es un trabajo y me pagan a fin de mes.

Estaba a punto de quedarme sin prestación después de tanto tiempo, lo cual nos ponía como familia en una situación complicada con un único sueldo entrando en casa. Y este trabajo resuelve la situación perfectamente.

La decisión equivocada

Apenas tuve tiempo de pensar en si realmente quería o no este trabajo. Tal cual se presentó lo cogí, era un trabajo, lo que llevaba tanto tiempo esperando, y dije si.

Ahora con unos días más de perspectiva me pregunto si habrá sido la decisión correcta. Si me habré equivocado. Quizás me presioné en la búsqueda demasiado. Quizás el tiempo jugaba en mi contra y me sentí presionada.

La presión hace que no tengamos claro lo que queremos y lo que necesitamos. De momento necesitaba un trabajo, y ya lo tengo. Ahora necesito acomodarme a él y eso requiere tiempo. Y si no me gusta, siempre puedo buscar otro desde la comodidad de ser asalariada.

Si quieres conocer mis disertaciones sobre este tema y escuchar un poco como moqueo te invito a escuchar este episodio de Lucy en crudo: