Confiar en tu psiquiatra

Una de las claves para que el tratamiento psicológico funcione es confiar en tu psiquiatra, tu médico, la persona que ha estudiado durante tantos años solo para ayudarte. Porque es para eso para lo que está ahí, para ayudarte.

¿Por qué hablo del psiquiatra y no del psicólogo?

Porque son dos profesionales distintos, y si bien es cierto que deberías poder tener confianza en ambos, hoy quería hablar de la figura del psiquiatra.

Un psiquiatra está capacitado para darte un diagnóstico y recetarte una medicación en base a ese diagnóstico. En base a su experiencia como médico habrá visto muchos casos similares y diferentes al tuyo. Habrá visto como funcionan distintos medicamentos y sabrá a cuál puedes responder mejor.

La importancia de confiar en tu psiquiatra respecto a la medicación de te paute es esencial. Puede incluso afectar a los efectos secundarios que tengas y a lo bien que funcione.

Desear que funcione, hace que funcione.

Probablemente conoces el efecto placebo. La confianza en el profesional que te trata y en la medicación que te está pautando hace que te sientas más optimista respecto a tomarla. Esto provoca que te fijes más en los efectos buenos que en los malos y a su vez los efectos buenos se multiplican.

Esto no quiere decir que todo sea cosa del placebo, ni mucho menos. Simplemente fijarnos más en lo positivo de la medicación nos puede ayudar a pasar el bache que suele tener cualquier inicio hasta que hace efecto.

¿Y si no me da confianza?

Cambia de profesional. Es muy importante que haya confianza en esa relación para que todo funcione. Además es importante para ti que funcione. Al final del día el profesional se irá a casa y hará su vida pero tu pasas cada día con el tratamiento pautado hasta que le vuelvas a ver.

Yo pasé por 3 psiquiatras hasta que encontré la persona que me escuchaba y adaptaba la medicación a mis circunstancias (lactancia) en vez de querer que me adaptara yo a la medicación (destetar). Para mi era vital seguir amamantando. En aquellos momentos me hacía sentirme más segura, mejor madre. Quitarme la lactancia habría sido un paso atrás en el tratamiento global.

Tuve que luchar por mantener esa lactancia, pero estoy contenta, a pesar de todo.

¿Necesito un psiquiatra?

Eso solo puedes saber tú y tu médico de cabecera. Acude a él para hablarle de como te sientes, qué síntomas tienes, qué te ocurre. Si lo ve necesario te derivará a salud mental y un psiquiatra te hará una valoración.

Necesitar un psiquiatra no te hace mejor ni peor persona. No te hace ser más fuerte ni más débil. Te hace una persona con un dolor, de tipo psíquico, que necesita de un profesional médico para quitarse ese dolor.