Agitación por amamantamiento en lactancia prolongada

Agitación por amamantamiento es un nombre un poco feo y nada descriptivo traducido del inglés que lo llaman Breastfeeding / Nursing Aversion and Agitation. Yo lo conozco gracias a informarme a través de LactApp que recomiendo muchísimo.

¿Qué es la agitación por amamantamiento?

Se trata de un sentimiento de rechazo e incomodidad a la hora de amamantar a tu peque. Suele pasar más cuando la lactancia es prolongada (más allá del año), cuando das de mamar estando embarazada o haces lactancia en tándem.

El sentimiento de rechazo se puede vivir como algo psicológico o físico. Puedes sentir calambres o picores además de otras sensaciones desagradables que te incitan a dejar la lactancia. Y no te las estás inventando, las sientes de verdad.

Mi experiencia con la agitación por amamantamiento.

Cuando Loki iba a cumplir el año y medio empecé a experimentar esta sensación de querer dejar la lactancia. Empezó de repente, de un día para otro empezó a picarme el pecho del que mamaba o me daban como pequeños calambres en el brazo con el que lo sujetaba. Como si mi brazo quisiera soltarlo.

Me sentía muy mal porque no entendía mi reacción. Realmente me sentía mal al darle el pecho. Si intentaba aguantar para no perder la lactancia me daba agobio en el pecho y acababa con ansiedad.

Para mi la lactancia es muy importante, una piedra angular de mi relación con Loki. Siento que es la única cosa en mi maternidad que está saliendo como esperaba. Que estoy cumpliendo con mis propias expectativas.

¿Cómo ha ido evolucionando?

Por mi miedo a perder la lactancia y mi angustia a perder esa unión con Loki he ido aguantando como he podido esta situación. Cambiando tomas de pecho por biberón en muchas ocasiones. Negándole el pecho algunas veces y aguantando la rabieta consecuente porque el pobre Loki no entendía mi cambio de actitud.

Con el tiempo ha ido a mejor y me pasa menos o los “síntomas” son menos intensos, aunque siguen ahí. Me he encabezonado en la lactancia y mientras me sea posible quiero continuar con ella siempre que Loki quiera.

La lactancia no lo es todo.

Esta agitación por amamantamiento me ha hecho ver cosas de mi de las que no era consciente. La importancia que le estoy dando a mi lactancia y como, para mi, esta unida a mi “éxito” como madre.

Me he dado cuenta de que pienso que sin la lactancia materna no seré tan madre o tan buena madre como ahora. Si sabía que quería aguantar todo lo posible dando el pecho a Loki, pero pensaba dejarlo cuando hubiera alguna circunstancia que así lo requiriera (la vuelta al trabajo por ejemplo). Ahora me descubro viendo el fin de la lactancia como un fracaso personal.

Ha sido un gran trabajo reflexivo en el que llevo meses inmersa. La culpa me invade cada vez que los síntomas de la agitación aumentan y es mi miedo lo que ha hecho que la mantenga. No el amor a Loki o la convicción de que es lo mejor. El miedo.

Así que estoy aquí para decirte, si te sientes como yo dos cosas importantes:

No es culpa tuya.
La lactancia no te define como madre.