La metáfora de la maleta

Chibimundo - La metáfora de la maleta

La maleta es un imprescindible cuando te mueves de casa. Acaban de terminar las vacaciones de verano y seguro que tienes fresca la idea. Hay quien hace listas para asegurarse de que lleva todo, quien lleva muchos “porsis” (por si llueve, por si hace frío, por si me duele algo…), quien la hace en el último momento, quien encarga otro miembro de la familia esa tarea y quien prefiere encargarse siempre de ello.

La maleta (y las bolsas) para vacaciones.

Yo soy de las que prefiere hacer la maleta, a veces con lista y a veces sin ella. Encuentro cierta satisfacción en organizar las cosas para que quepan en la menor cantidad de bolsas posible… llamadme rara.

A finales de Agosto decidimos irnos unos días a la playa para airearnos de la ciudad y que Loki disfrutara del mar y la arena. Nos fuimos solo 4 días y el plan era playa y chiringuito así que la maleta no necesitaba demasiada preparación.

En una bolsa metí todo lo que llevaríamos a la playa con la idea de que si hacía bueno nada más llegar pudiéramos ir directos. En otra bolsa metí toda la comida y derivados, lo necesario para el viaje, biberones, potitos y tentempiés playeros. Una tercera bolsa para las “cosas” también conocida como la bolsa random en la que vas metiendo la tablet, libros, cargadores, champú… lo que no encaja en las otras bolsas. La bolsa del carro con las cosas de Loki y finalmente la maleta con la ropa de los tres.

Después del viaje a Japón descubrí que todo es más fácil si está compartimentado. Por eso hice varias bolsas en vez de llevar todo en una maleta grande. Y porque no cabía de otra manera en el maletero.

Una publicación compartida de chibimundo (@chibimundo) el

La metáfora de la maleta: preparar y guardar.

Primero preparé las bolsas que era comunes para los tres y luego la maleta de ropa. Seleccioné la ropa de Loki y le pregunté a Natsu que iba a llevarse. Puse todo doblado en montones por tipo al lado de la maleta para calcular hueco. Abrí la maleta en dos y metí todo lo de Loki en un lado y lo de Natsu en otro.

¿Y tus cosas Lucy?

Esta es la primera parte de la metáfora. Mi ropa, mis cosas, mi hueco… fue lo que quedaba tras rellenar la maleta con las cosas de Loki y Natsu. Y entonces me di cuenta:

La prioridad de mis cosas, de mi misma, estaba al final.

De forma muy visual me di cuenta de algo que llevo haciendo casi desde que nació Loki. Algo que muchas madres hacemos: poner al bebé primero. Es normal porque son seres dependientes que nos necesitan. Pero poner al bebé primero no tiene que significar ponernos a nosotras las últimas. Deberíamos estar a la par que el bebé. Sus necesidades son las nuestras, y a su vez una mamá que no se cuida no puede cuidar.

¿Y Natsu? ¿Por qué va por delante de mi?

Creo que muchas veces las mujeres bien por la forma en la que nos han educado o por cómo se estructura la sociedad tendemos a erigirnos como el sostén familiar. La que cuida de los demás, la que se sacrifica, la que está ahí siempre.

Eso muchas veces provoca que pongamos a los demás y sus necesidades por delante. Tenemos una lista prácticamente interminable de cosas por hacer y cosas como cortarse las uñas, ponerse la mascarilla o  salir a correr son secundarias. Las convertimos en secundarias porque no las valoramos como necesidades si no como caprichos.

El autocuidado nunca es un capricho. Echa un vistazo a tu maleta…

¿Con qué la llenas?
¿Cuál es la prioridad?
¿Te reservas un espacio?

Una publicación compartida de chibimundo (@chibimundo) el

La metáfora de la maleta: los olvidos.

La segunda parte de la metáfora me sorprendió al día siguiente de llegar a nuestro destino. Descubrí que, a pesar de revisar mil veces, había olvidado traer algunas cosas.

Y todas las cosas que me había olvidado eran mías. Para cubrir mis necesidades.

No me había dado un lugar, y además, en las múltiples revisiones, al dejar lo mío para el final, lo había terminado olvidando. Llevé cosas de más para Loki y para Natsu. Yo tuve que comprarme algunas cosas allí. De hecho, trabajé con lo que tenía y me negué a comprar alguna cosa, por no gastar.

Cuando no tenemos algo presente lo olvidamos. Si no es importante, vital y necesario va fuera. No sé vosotras pero yo llevo ya algo más de 14 meses sin dormir del tirón una sola noche y eso pasa factura. Soy más caótica y olvidadiza. Me confundo al hablar, apunto cosas en el día del calendario que no es y se me pasan fechas importantes.

Hay tantas cosas que recordar: si ha hecho caca, si le has cambiado el pañal, si ha comido, cuánto, si tuvo fiebre, la próxima cita con el médico, vacunas… Y eso es lo básico porque luego puedes subir de nivel y liarte la manta a la cabeza con comida sana, actividades, estimulación, lectura…

Tenemos una pequeña vida en nuestras manos y nos olvidamos de una vida igual de importante: la nuestra.

No olvidemos nuestra vida. Es la única que tenemos para vivir. Y tener un bebé es maravilloso, es normal que queramos lo mejor para él o ella. Pero no podemos dejar de lado nuestra vida por la vida de otro. Porque todos necesitamos un espacio propio. Y quizás ese espacio ahora es menor que antes. Pero es igual de importante.

¿Recuerdas aquello que te encantaba hacer?
¿Puedes encontrar un momento para hacerlo ahora?

¿Quien carga con la maleta?

Para mi delegar no es un asunto sencillo, pero lo necesito. Así que a la vuelta Natsu se encargó de hacer las maletas mientras yo dormía con Loki. Y me sentí mal por dejarle solo con la tarea, pero lo necesitaba. Repartimos las responsabilidades. Horas después yo me levanté y me puse tras el volante despejada mientras él echó una siesta con Loki en el asiento de atrás.

No es necesario acumular toda la carga sobre nuestros hombros.

Seguro que hay alguien que puede compartir esa carga contigo. Puede ser tu pareja, tu familia, un amigo o amiga… quizás necesitas buscar esa ayuda en otro lugar…

Encuentra un momento y una persona con quien compartir la carga de la crianza. Es una maleta pesada que vas a llevar toda tu vida. Con suerte esa maleta irá evolucionando de bolsa de pañales a mochila o bolsa de deporte. No sabes qué va a llevar. No sabes qué vas a necesitar en este viaje.

Pero puedes compartir la carga de la maleta.

 

Espero que te haya gustado esta metáfora, si es así te animo a que me cuentes qué te ha parecido en los comentarios y que la compartas.

 

52 Replies to “La metáfora de la maleta”

  1. Qué pos tan bueno!!!! Y que necesario que nos recuerden lo importante que es cuidarnos a nosotras, porque se olvida muy fácil. Yo siempre lo pienso cuando viajo en avión y en el aviso de seguridad dicen: “Ponte primero tu mascara de oxígeno antes de ayudar a los niños”. Y pienso que muchas veces voy por la vida sin la máscara de oxígeno y que así no se puede ayudar a tu hija de la misma manera. Como bien dices no se trata de anteponer necesidades, sino de estar en una posición de sostener y criar a nuestros hijos como se merecen. Y todos los niños se merecen una mamá con espacio en la maleta, una buena máscara de oxígeno y una tribu que la sostenga. Y aunque a veces es difícil, simplemente ser consciente de ello ya ayuda a intentar buscar el soporte que cada una necesita.
    Gracias por el pedazo de post!!

    1. ¡Muchas gracias! Nuestros peques se merecen lo mejor, y para darles lo mejor necesitamos estar bien nosotras y eso significa buscar lo mejor para nosotras.

      Mucho “mejor” en esa frase xD pero espero que se entienda…

  2. Muy significativo realmente. Tengo que hacer un repaso mental. En mi caso nos repartimos la preparación de las maletas entre mi chico y yo (me anoto lo de compartimentar más) y yo suelo coger las cosas de los niños y yo suelo ser la de todos los repasos de cosas que se olvidan… Creo que en realidad se me olvidan por igual las cosas de todos 🙂 Igual soy demasiado desastre jaja.

    1. Para mi compartimentar por categorias me ayuda a no dejarme nada y por cómo es mi coche me es más fácil colocar bultos 🙂

      La carga mental también se debe repartir!!

  3. Pues qué más voy a decirte. Que gracias. Te he leído en un día en que necesitaba que alguien me dijera eso precisamente. Y oye, igual delegar no es tan malo no? Gracias infinitas un día mas….

    1. Que bonito haber acertado con tu momento <3

      Delegar no es malo, pero a mi se me hace cuesta arriba, me lleno de culpa.

  4. Gran post, me siento superidentificada con todo. Siempre hago las maletas de todos. Para los niños lleno de porsis. Para mí, hay veces que hasta me olvido los zapatos. En la vida diaria me pasa igual. El otro día le confesaba a mi médico de cabecera que tengo tantos médicos para los peques que siempre retraso el pedir cita para mí, para mi revisión con el gine, para el dentista…Mujer y madre como es me entendió perfectamente. Nos ponemos al final, y casi siempre por decisión propia. Aprendamos a pedir ayuda y delegar, eso nos hará “conducir despejadas” por la vida.

    1. Lo del médico me ha pasado a mi hace poco… llevaba con dolor de oído desde Junio, pedí cita para el médico y me dieron a finales de julio y como el peque se puso malo la cambié un par de veces mas… total que al final fui al médico en agosto y tenía una infección en el tímpano.

      Y todo ese tiempo aguantando el dolor claro…

      No podemos hacernos esto, ¿se lo haríamos a ellos? debemos querernos más.

  5. Me ha encantado!! Cuánta razón tienes!!!
    Ole por el post!

  6. Este es el post que debería de haber leído ayer. Fue un día llenito, tenía tantas cosas que hacer… Pero todo estaba organizado. Todo excepto los imprevistos. Y como había que hacerles frente… Pues no desayuné y ni siquiera me acordé de quitarme la copa vaginal… Que estuvo ahí desde la noche anterior hasta el mediodía.

    Es complicado ponerse delante cuando tienes tantas responsabilidades. Ojalá fuera más sencillo.

    Gracias por este post, ¡un besote!

    1. ¡Ay no llegué a tiempo!

      Las responsabilidades nos abruman, es cierto… pero tengo la sensación de que nos pasa más a nosotras que a ellos, deberíamos aprender 🙂

  7. Excelente ejemplo para analizar una situación que de tan común acaba por pasar desapercibida. Ayuda y mucho leer este tipo de reflexiones para analizarlos, parar un poco y comenzar poco a poco a recuperar nuestras vidas, nuestro lugar. En mi caso sumamente difícil. Quedé viuda con tres pequeños, y siempre he pensado que mi asignatura pendiente en esta vida es aprender a pedir. Me cuesta mucho pedir lo que sea, pero créeme está faena es a veces extenuante. Física y mentalmente.
    Gracias por reflexionar por nosotras.

    1. Lamento mucho que tuvieras que afrontar una situación así con tres peques a tu cargo, debe ser complicado :*

      Es dificil, a todas se nos hace cuesta arriba, pero es muy necesario aprender a pedir.

  8. Hola!
    Acabo de llegar aquí desde el IG de Martarivasrius, que estoy también con unos días de pena… y ni duermo suficiente, ni como bien, ni me reservo tiempo… He de hacer mejor las maletas, así no funciona…
    Gracias por el post, paso a ser otra de tus seguidoras.

    1. ¡Bienvenida Marina! Y muchas gracias 😀
      Voy a tener que invitar a Marta a algo por traerme personas tan geniales ^^

  9. Grandísimo post, no se me habría ocurrido el símil!
    Tengo la suerte de tener mucho apoyo con mi chico y nos repartimos bastante. Y aún así, creo que soy la única de los tres que se deja siempre para el final.
    Por mucho que repartimos, por mucho apoyo, por mucho que delegue, a veces tengo la sensación de que me cuesta soltar y soy la única que se preocupa por ellos antes que por si misma.

    Estoy intentando cambiarlo, estoy intentando cuidarme, pero no es fácil. Y cuando lo hago me invade la culpa.
    Pero voy a seguir por ese camino porque creo que realmente merece la pena 🙂

    1. La maleta es una metáfora de la carga mental también,,, de la que tendemos a erigirnos como únicas responsables y eso, aunque no sea físico y no se vea, cansa mucho.

  10. Pues así me pasó los primeros
    Meses pero tb escribo sobre ello, sobre la necesidad de reservarnos un rato cada día para hacer lo que nos gusta, para cuidarnos, xa nosotras. Una especie de reto 🙂 animo. Encontrarás el equilibrio

    1. Que dificil es encontrar ese equilibrio 🙂

  11. Pues yo también necesitaba esto hoy.muy buena reflexión. Muchas gracias

    1. A ti por pasarte y dejarme un comentario <3

  12. Me ha encantado la metáfora que has hecho. Totalmente cierto, por muchas listas que hagamos, dejamos lo nuestro para el final y por eso se nos olvidan las cosas. Y eso es reflejo de otras cosas que dejamos de lado en nuestras vidas. Por la razón que sea, por no gastar, porque no tenemos tiempo pero nosotras nos ponemos en segundo plano. Un abrazo!

    1. ¡Totalmente! Siempre encontramos un motivo para postergar lo nuestro y no puede ser…

  13. Yo es algo que he cambiado en esta segunda maternidad. Siempre ponía todo el mundo delante mío y al final me he dado cuenta que para poder cuidar de mis peques yo tengo que estar bien así que ahora intento tener momentos para mí y cuidarme un poco más.

    1. La experiencia es un grado y hay muchas cosas que yo haría distintas si vuelvo a ser madre 🙂

  14. Madre mía, me has hecho detenerme y pensar… No me lo había planteado desde ese punto de vista. A partir de ahora voy a organizar mi maleta de forma diferente. Felicidades, me ha encantado la metáfora. Un saludo

    1. Me alegra haberte ayudado a reflexionar <3

  15. Qué gran post, ¡gracias!
    Totalmente identificada. En el momento que somos madres nuestro espacio y nuestro tiempo personal se reducen considerablemente.
    Y con la llegada de la segunda niña mi espacio literalmente desapareció por completo.
    Coincido con La Mama Fa El Que Pot, es necesario hacer un cambio, yo lo hice las pasadas navidades y ahora me siento mejor conmigo misma.

    1. Es normal que haya cierta parte que se reduzca… incluso cosas que desaparezcan, pero no deberíamos “cederlas” tan fácilmente.

  16. No solo me ha gustado, me ha encantado! Me identifico totalmente y me siento reflejada en tus palabras! Gracias por este Post tan maravilloso! 😍😍😘😘

    1. Gracias a ti por pasarte a leer y comentar 😀

  17. Me ha encantado el post. Yo siempre he tenido claro que necesitaba mi tiempo y mi espacio, y por eso he intentado que todo fuera compartido. Eso no quita que a veces me he visto haciendo cosas de más y enfadándome por no delegar. Pero bueno siempre se aprende de los errores.
    Saludos!

    1. Pedimos corresponsabilidad pero muchas veces somos nosotras mismas las que nos ponemos la zancadilla, es importante saber nuestras necesidades.

  18. creo que como madres suele pasar eso, por más que preparemos y revisemos las cosas, siempre hay algo que se termina olvidando!

    1. No tenemos super poderes xD

  19. Bueno, creo que mi comentario no aporta nada nuevo si te digo igual, que me siento identificada y que me pasa igual que a ti, que me cuesta delegar. Hace un tiempo que lo vengo pensando pero me sigue costando un mundo. Supongo que poco a poco, que el primer paso es darse cuenta. Gracias por escribir tan bonito 😽

    1. Tu siempre aportas <3 y te agradezco mucho que después de leer gastes un ratito en dejarme un cmoentario :*

      Darse cuenta es primordial, asi sabemos que falta algo 🙂

  20. Tu metafora me ha recordado a mis mañanas locas. Todo el mundo sale con todo lo que necesita en tiempo record…y yo siempre me dejo algo en el tiempo que evito que los demas se dejen nada

    1. Así me pasa a mi también… ¡vaya par somos! Siempre pienso en dejar las cosas listas por la noche pero me gana el sueño.

  21. Me ha encantado el post! Yo creo que hay que buscar un equilibrio hay gente que sale encanta cargar la maleta y tan contenta, pero en mi caso necesito que llevemos la maleta entre dos y más aún que no tenemos abuelos cerca ni familia. Es duro buscar un equilibrio y cubrir las necesidades de todos, pero como bien comentas no debemos descuidarnos! Un abrazo!!!

    1. El equilibrio es super importante, repartir el espacio de la maleta y la carga es bueno para quien la llena y quien la lleva.

  22. Ay, lo que me suena….
    Genial post!

  23. Mamá Pingüino dice: Responder

    Cuantisima razón tienes. Me pasa como a ti. Prioriza a mi bebe por encima de todo. Tanto tanto que ya ni tengo tiempo para mí. Por ejemplo, llevo sin pintarme las uñas… No recuerdo cuando fue la última vez pero el aún no había nacido.

    1. Ay a mi también me pasa… creo que me las pinté por Navidad, por eso de parecer más arreglada… y luego nunca más se supo. ¡Busca un hueco para mimarte!

  24. Articulazo. Yo, la maleta y la vida en general, siempre a la cola. Lo noto muuuucho sobre todo en la organización y el orden de casa ya que siempre hay cosas mías por medio pero porque ¡recojo y ordeno lo de todos antes! Qué triste… Syer precisamente estábamos en la vorágine de baños y pijamas y con prisa y me dije, ¡que se mueran los feos, que yo me doy 3 minutos y me pongo mi cremita! Y así lo hice. Y mira, el mundo sigue girando.

    1. Claro que si, el mundo sigue… y a lo mejor no está todo perfecto, pero tu te mereces tus 3 minutos de cremita <3

  25. Maravillosa metáfora Lucy. Yo, en mis principios de la maternidad ponía a mi marido delante. Ahora los tres niños, después yo y luego su hueco. Esto me lo ha dado el tiempo. El recuperar mis parcelas de mujer e intimidad. Precioso. Un beso

    1. Con tres debe ser aún más difícil buscar espacio para ti en la maleta, pero eres muy sabia 🙂

  26. Me ha ENCANTADO este post. Pero así…con mayúsculas.
    Yo suelo usar la metáfora de la mochila…que cargamos sobre los hombros y en la que combiene a veces quitar unas cosas y meter otras…
    Pero lo dicho. Genial. Sin más.

    1. Yo la mochila la identifico más con algo que llevamos siempre puesto… esas cosas que nos pesan o nos alivian 🙂

      Gracias 😀

Deja un comentario