A los pediatras no les gusta la teta

Chibimundo - Pediatras y teta lactancia (1)

Durante este primer año de revisiones médicas de Loki he conocido a muchos y muy diferentes profesionales de la salud. Desde el ginecólogo que me atendió en el hospital para revisar que todo iba bien tras el parto, pasando por las enfermeras que nos cuidaron durante esos primeros días, la pediatra que nos dio el alta…

Y luego ya fuera del hospital hemos conocido a diversas enfermeras y pediatras tanto en la seguridad social como en la privada. En mi búsqueda del santo grial pediatril, intentando encontrar un pediatra que me diera indicaciones de salud sin hacerme sentir tonta y que no se metiera con mi crianza…  Confieso que aún no lo he encontrado, pero me he quedado con el más parecido a lo que buscaba.

Buscando un profesional de la teta.

Al principio buscaba a alguien que me ayudara con la teta. tuve mucha suerte y no fue complicado establecer la lactancia con Loki, pero si que me dolió al principio. Tenía sensaciones extrañas, un enorme picor en las mamas, me moría de sed y tenía más antojos que en todo el embarazo. Además con la cesárea fue difícil conseguir una posición correcta para amamantar sin ayuda.

Mi ginecóloga no tenía ni idea, el médico de cabecera aún menos, la matrona casi me pega por preguntar y la enfermera estaba muy perdida. Los profesionales sanitarios que me asignaron en mi centro de salud no tratan a muchos niños o embarazadas. Me debió de haber quedado claro con la vacuna de la tosferina, pero no. Seguí dando cabezazos contra la pared de la seguridad social.

En el seguro privado me pasó algo bastante similar. La revisión de suelo pélvico tuve que pelearla, y eso que era gratis. Los pediatras me daban cada uno una directriz distinta y ninguno me explicaba muy bien por qué. Cuando decía que había leído que algo no era bueno o no estaba recomendado se indignaban.

No sentí que ninguno tuviera mucha idea de la teta. Ni de las crisis de crecimiento. O gestionar emociones en el postparto.

No quiero generalizar, pero desde mi experiencia todos los pediatras que he encontrado tenían carencias al respecto de la lactancia materna. Puede que fuera falta de reciclaje o simplemente desinterés.

La teta en los primeros meses.

Durante los primeros meses no encontré ningún pediatra que me ayudara con el tema. Tampoco estaban en contra de la lactancia materna. Al llegar a los 4 meses fue cuando me empecé a dar cuenta de los “enemigos de la teta”. Empezaron con pequeñas sutilezas preguntando cosas como cuándo era mi incorporación al trabajo. Para empezar a darle fórmula, claro. Pero les dije que me estaba sacando leche y haciendo un banco propio. En vez de dar consejos para que lo hiciera de forma segura, todo eran pegas.

Es peligroso. Puede tener bacterias. Estás doblando la producción, te va a dar una mastitis. Y así…

Luego ocurrió lo de mi despido, por lo que dejé de hacer banco de leche, ya que no habría incorporación al trabajo y así se lo hice saber al pediatra a los 5 meses. Bueno, pero ya puedes empezar a darle papillas de “esta marca”. Perfecto, cambié de pediatra de nuevo.

La teta en los “siguientes” meses.

Cuando llegué a los 6 meses de lactancia y la correspondiente revisión me dieron la superhoja en la que te ponen los purés que tienes que darle al bebé, las cantidades que tiene que comer y lo de la fruta por las tarde y tal. Le pregunté por la alimentación autorregulada por el bebé (blw o baby led weaning) y me dijo que era una moda de ahora sin apoyo médico.

A partir de ahí empezó la lactancia prolongada y en cada visita me preguntan qué come. Mi respuesta siempre es la misma, de todo lo que puede comer a esta edad y teta. Los pediatras se sorprenden. Y entonces tenemos una conversación como esta:

  • P: “¿Pero ya duerme del tirón, no?”.
  • L: “Pues no, hace varias tomas nocturnas, 3 o 4”.
  • P: “No necesita esas tomas nocturnas”.
  • L: “Si no le doy teta se despierta”.
  • P: “Eso es porque estás cerca, tienes que pasarlo a su habitación ya, si no te huele no pedirá pecho”.

Esta conversación es bastante típica desde los 8 meses tanto en revisiones como en visitas por cualquier tipo de consulta. Tengo la sensación de que a los pediatras no les gusta que de teta.

La teta y el apoyo en la lactancia.

Durante todo este tiempo como madre tuve que buscar apoyo para la lactancia fuera del círculo de los profesionales de la salud. ¿Dónde lo encontré?

  • Mi madre, que no pudo ayudarme mucho porque yo “no mamaba” y se le “cortó la leche” (por mi culpa).
  • Mi tribu cercana, con diversas experiencias en lactancia más o menos agradables.
  • Alba lactancia en Internet tanto la información de su página web como el grupo de consultas de Facebook han sido mi mayor salvación.
  • Para mantener la lactancia si tienes que tomar medicación e-lactancia.org. Si topas con profesionales que desaconsejan la lactancia en cuanto tomas cualquier cosa esta web te ayuda a saber qué si y qué no es compatible.

No me he olvidado de los grupos de lactancia en centros de salud, pero las sesiones se pausaron durante el verano, que fueron los primeros meses de vida de Loki y luego ya no me sentí con ganas. conozco personas que van a grupos de apoyo a la lactancia y les ha funcionado muy bien, así que es muy recomendable.

Espero que encuentres profesionales de la salud que apoyen tu lactancia, y si no es así, que los recursos que dejo aquí te sirvan de ayuda. ¿Conoces alguno más? Déjamelo en los comentarios 🙂

26 Replies to “A los pediatras no les gusta la teta”

  1. AY amiga mía qué identificada me he sentido al leerte (como siempre, ya sabes :P)
    La verdad es que yo en mi centro de salud no he encontrado esos problemas. Mi pediatra deja bastante que desear en muchos ámbitos pero en la lactancia siempre me ha apoyado y animado a que siguiese con ella. Sin embargo en el hospital donde hemos estado haciendo seguimiento a la pulga por unos valores muy raros que tenía desde la prueba del talón, nos tocó una doctora que me tenía una manía horrible (sólo se dirigía a mi marido xD) que nos regañaba por darle el pecho, que la teníamos que sacar de la habitación y otras tantas sandeces que en lugar de ayudar lo que hacían era generar discusiones entre nosotros porque yo tenía mi postura muy clara pero mi marido no tanto y le hacía dudar.
    Médicos como éstos hacen un flaco favor a todas las madres que quieren dar el pecho a sus hijos porque lejos de ayudarlas las llenan de dudas y las animan a que dejen de hacer lo que a priori es lo mejor para sus peques. Una verdadera pena…

    1. Los médicos no deberían meterse en la crianza si no afecta a la salud o si no se les pregunta. Si yo pregunto qué puedo hacer por las noches, estoy cansada de las tomas nocturnas, pues me puede hacer una recomendación al respecto, pero si no afecta a la salud ni he preguntado… pista.

      Discusiones maritales por culpa de los consejos del pediatra… ay… que cansancio solo de pensarlo.

  2. Jo, me has recordado un montón de situaciones por las q yo pasé… En mi caso me decían que en la familia damos “leche mala”, q es aguachirri. Todo esto caló en mi mente, y como mi niño es de verano también, no tuve el apoyo del grupo de lactancia. Al final hice mixta, pero el mismísimo día q cumplió los 6 meses le quité la teta del todo. Con la niña estoy pudiendo continuar (ya ha pasado los 6 meses y le he podido dar exclusiva!!!) Gracias al grupo de lactancia. Qué importante es hacer comunidad sobre todo durante el proceso de estabilización de la lactancia… Lo bueno es q de estas experiencias aprendemos 😊

    1. Los grupos de apoyo son de lo más importante y yo tengo suerte que Loki me hizo la lactancia fácil, por eso al final no acudí a ellos… pero creo que incluso para hacer tribu, más allá de la teta, viene genial.

      ¡Felicidades por esos 6 meses!

  3. A mí me pasó lo contrario! Cuando decidí dejar de darle el pecho, la pediatra y la enfermera pediatrica se me echaron encima! Esta última hasta llegó a agarrarme la teta para decirme: mira mira… toda la leche que tienes! Vete para casa y dale teta al niño. Súper violento! Creo recordar que volví como tres veces hasta que conseguí que me dieran la medicación para cortar la leche. Y aún así tarde varios días en tomarlo de lo mal que me hicieron sentir.
    Creo que un buen pediatra/especialista no es el que está ni a favor ni en contra de dar la teta, sino el que está al lado del paciente y respeteta sus circunstancias y decisiones.
    Hoy en día tengo la suerte de tener un pediatra estupendo, pero al igual que tú tb tuve que buscar…
    Un besote.

    1. Un buen profesional de la medicina te apoya en todos los temas relacionados con tu salud, te respeta y empatiza contigo. Necesitamos poner los ovarios encima de la mesa más am menudo y reclamar que nos traten bien.

      Pero en momentos como esos te sientes tan mal y es tan duro que muchas callamos. Es una pena lo que tuviste que pasar :**

  4. Yo a veces me pregunto si no es por estar influienciados por las marcas….

    1. Yo creo que una GRAN parte del problema se debe a eso…

  5. En mi caso no di lactancia materna y también tuve mi ración de malas caras al decir que iba con fórmula.
    Finalmente encontré un pediatra que nos gusta mucho, que trata muy bien al peque y nos explica todo lo que necesitamos saber aunque sean preguntas “tontas”. Y eso es muy importante.

    Sobre las tomas nocturnas, mi peque duerme en su habitación desde siempre y con dos años sigue pidiendo al menos un bibe cada noche (y os aseguro que cena una cantidad más que suficiente), así que no es por dormir conmigo.

    Al final, cada niño lleva su ritmo, y los profesionales de la salud deberían ser los primeros en respetarlo.

    1. Si la solución fuera algo “matemático” dale biberón, túmbalo de lado, que duerma lejos… todo esto de la crianza sería demasiado sencillo xDDD

  6. Madre mía si que te encontraste con todo lo “peor” en ese aspecto. Yo he tenido bastante suerte al haber optado en ambos partos por un hospital muy prolactancia (lo elegí entre otras cosas por eso) en el que todos los profesionales tenían formación en lactancia, incluso una asesora si la necesitabas. Lo que si me he encontrado es lo de no duerme del tirón por la teta/ o por estar en vuestra habitación. Falso. Hasta los 2.5 años no durmió del tirón Piticli, y dejó la teta a los 8 y estuvo en su habitación desde los 7.
    Si ya cuesta establecer la lactancia con esos “profesionales” desde luego tienes un montón de mérito.

    1. Pues fijate que yo creo que no me encontré lo “peor” que por ahí hay muchos peores profesionales que gritan, insulta e intimidan… pero bueno tampoco.

      Gracias por compartir tu experiencia con el biberón y la habitación, me ayuda a sentirme más segura 🙂

  7. Bueno, por mi experiencia te puedo decir que es verdad que no todos son así. He tenido mucha suerte con nuestra pediatra. No sabía darme consejos de lactancia, pero estuvo encantada cuando a cada consulta que he ido le decía que continuábamos.
    Y sí, hace falta más profesional sanitario con idea de tetas.

    1. Un aplauso para esa pediatra que te apoya… y un curso de lactancia jajaja!

  8. Yo tuve muchísima suerte con mi segunda pediatra, y con ella seguimos porque es amor del bueno y nos ha apoyado en muchas decisiones en la crianza con mucho respeto, pero la primera ¡con cuatro meses quería que la sacáramos de la cama porque lo que estaba haciendo era super peligroso! Luego es terrible, cuando tienes un problema, yo fui con perla de lecha a la matrona, MATRONA, de la seguridad social, que miró a la niña, y super despectiva me dijo “que edad tiene” le dije que 15 meses, y ni me miró la teta, que si me dolía para que le daba.

    Terrible 🙁

    1. ¡Que fuerte!… y a ti que te den con tu perla, ¿no?

      Las matronas de centro de salud son los profesionales de la salud que más me han faltado al respeto.

  9. A mí me pasó al contrario a pesar de casi no tener leche, grietas, dolor…
    En teoría quien debe aconsejar es la matrona porque un pediatra no tiene ni idea de eso ni los ginecólogos, pero es una caos y hay mucho radical en el tema de la lactancia.

    1. Pues si el pediatra no tiene ni idea, que no menoscabe la lactancia y que te derive a la matrona, ¿no? 🙁

  10. Ay ay ay esos colegas desactulaizados pero te aseguro que no son todos Jajajajaja. Es una pena cuando no encuentras al “profesional” que muestre, ya no digo conocimientos, digo empatía, saber escuchar a las madres y padres que acuden a nuestra consulta es vital para dar una atención de calidad y antes de dar un consejo inapropiado o sin la información correcta nuestro deber es actualizarnos para resolver sus dudas y no dejar que la prepotencia nos domine. Y ya lo del babyledweaning jajajjaja sabes que moda no es jajajaja

    1. Me imagino que no todos son iguales, pasa en todas las profesiones unos cuantos dan “mala fama” a otros…

  11. ¡Hola, guapa!
    Comparto tu opinión, es más, añadiría que muchos profesionales no tienen ni idea de lactancia y dan consejos desactualizados y en ocasiones poco apropiados. Si hubiera sido por ginecólogos, enfermeras y pediatras no hubiese conseguido dar teta. Solo mi matrona me apoyó incondicionalmente. Con su ayuda y una asesora de lactancia lo conseguí. Y el tema de la crianza más de lo mismo, poca información y muchas valoraciones gratuitas sin ningún fundamento científico. Un abrazo.

    1. Jo, mi experiencia con las matronas de seguridad social en mi centro de salud es malisima… y preferia dejar la lactancia tener que verla una vez mas…

  12. Cuando directamente lo que falla primero es la empatía, luego viene todo lo demás: desconocimiento y currículos anticuados, prejuicios, y el sucio negocio de las “marcas”…

    1. Entre falta de empatía y demasiado negocio está el juego, probablemente…

  13. La verdad es que has tenido muy mala suerte con los profesionales que has topado. Pero esas cosas pasan. A mi me pasó con mi hija y al final te acabas buscando la vida y mintiendo a los médicos para ahorrarte conversaciones absurdas.
    Esta vez creo que no será igual porque la matrona que tengo es un encanto y super pro teta! 🙂

    1. Me preocupa mentir a los médicos porque… ¿y si paso por alto información importante y pongo en juego la salud de mi bebé?
      #culpabilidadmaternal

Deja un comentario