El feminismo en la crianza

Chibimundo - el feminismo en la crianza

Soy feminista. Creo que debía decirlo al principio del todo para que no haya confusión con este post. Si eres machista vete por donde has venido, sin rencor. Cada uno por nuestro lado y listo. Si eres feminista, eres padre o madre de un varón y te indignas diariamente te animo a quedarte. No voy a solucionar nada pero podemos indignarnos juntas.

Feminismo tardío.

Siempre he sido una mujer pero no siempre he sido feminista. Durante mi vida he cambiado de opinión al respecto de muchísimas cosas y esta es una de ellas. A veces me da un poco de cosa denominarme feminista porque no siento que lo sea 100%. A veces soy machista. Se me escapa. A veces lo soy y ni siquiera me doy cuenta de que lo estoy siendo.

Siempre he pensado que soy moderna… progresista, de mente abierta. Y luego me descubro a mi misma haciendo lo que hace todo el mundo:

  • Criticando la forma de vida de otras mujeres (deporte nacional: el vestido de la Pedroche).
  • Diciendo que mi marido “me ayuda” en las tareas del hogar (porque son cosa mía y él me echa una mano).
  • Incluso he hecho responsable a una mujer de la violencia recibida (claro se pone esa falda, se emborracha…).

No me siento orgullosa de haber hecho esas cosas. Nadie me ha enseñado que esas cosas eran machistas, he vivido en un mundo en el que eso era lo normal, lo que hace todo el mundo y está bien visto. Y de repente, no sé cuando ni porqué, como si me hubiera puesto unas gafas nuevas veo cosas que antes no veía.

Mi “estilo” de feminismo.

Hay formas distintas de entender el feminismo. Sigo a feministas (personas y grupos) en twitter y facebook y a veces no se ponen de acuerdo en qué es feminista y qué no lo es. Qué es machista, micromachista o super machista.

Creo que es complicado y yo trato de actuar respetuosamente con los demás (hombres, mujeres y niños) desde lo que he llamado “mi feminismo”. Que no es que sea el correcto, ni el único. Es el feminismo que yo hago en mi día a día, mis pequeñas guerras, las batallas que decido pelear.

Feminismo en la crianza.

Todo lo que he dicho hasta ahora es solo para ponerte en situación. Para que te hagas una idea desde dónde hablo o cómo me siento respecto a ser feminista.

Para mi educar a mi hijo en el feminismo es educar desde el respeto:

  1. Independientemente de la edad. Porque no les debemos más respeto a los abuelos solo por ser más mayores. Si se comportan mal o dicen cosas que no están bien, no lo están. Y da igual los años que tengan, haber vivido más no les da derecho a faltar el respeto a nadie.
  2. Independientemente del aspecto. Porque alguien distinto a ti no es menos. Y tampoco es más. Ser más grande no da derecho a ejercer la violencia y ser más pequeño tampoco significa tener que recibirla.
  3. Independientemente del idioma. Porque alguien no te entienda o no se pueda expresar tampoco quiere decir que lo puedas tratar de cualquier manera. Los animales son seres vivos también y aunque no hablen no quiere decir que podamos hacer con ellos cualquier cosa.

Quiero pensar que si educo a mi hijo de esta manera respetará a los demás, independientemente de los genitales. Y ahora me está resultando tremendamente fácil, porque aún no tiene un año y las interacciones con otros seres son muy limitadas, lo sé. Pero si empiezo ahora, poco a poco haré camino y lo que lleve andado ya lo habré adelantado.

Pequeñas grandes luchas.

Y mientras yo voy haciendo esfuerzos invisibles para criar desde el respeto hay pequeñas cosas… granitos de arena que van cayendo poquito a poco haciendo mella sin saber muy bien donde. Las frases de familiares que se han criado en otro momento:

“los niños no lloran”, “vas a ser todo un hombretón”, “míralo que valiente”, “que fuerte eres, como papá”…

Las cosas que se espera que haga, hablando ya de profesiones:

“de mayor futbolista”, “ingeniero como papá”…

Ni que decir que Loki aún no ha demostrado preferencia por nada concreto… bueno sí, le encanta peinarse, por eso yo les contesto “o peluquero“.

También hablan de actividades que va a realizar, todas físicas y deportivas:

“te vamos a comprar una bicicleta”, “necesita un balón de fútbol y otro de baloncesto”…

También hay cosas que no puede hacer, porque no son propias para él:

“tienes (yo tengo, su padre no) que cortarle el pelo, lo tiene muy largo y lo van a confundir con una niña”, “ese jersey parece un vestido, no se lo pongas”.

Y no voy a hablar de la batalla del color rosa en la ropa de chicos porque este post de Mamá Resiliente resume mi sentir general al respecto.

La crianza es complicada, pero veo vital que el feminismo forme parte de ella. Por el futuro, por mi hijo y por los demás niños y niñas.

¿Y tú? ¿Desde donde crias?

28 Replies to “El feminismo en la crianza”

  1. Lucy me has dejado ko con este post. En serio. Es para leerlo y releerlo muchas muchas veces. Gracias 💗

    1. ¡Que me sonrojo! Pues mira que me daba miedo abrir el melón…

  2. Aplaudo, salto, bailo, te beso y lo que tú quieras. Yo lo veo justo desde el otro lado (la pulga es niña) y es una princesa, coqueta y no puede vestir como un chicazo, no son cosas de señorita.
    Me encanta saber que no estoy sola en esta lucha y que sepas que tú tampoco :*

    1. De vestir niños hablo la semana que viene, esta es la primera parte del jardinaco en el que me estoy metiendo jajaja!

  3. Qué bien y qué bueno, desde el respeto, propio y hacia los demás.
    A mí también “se me escapa” alguna machirulada a veces, sabio es reconocerlo.
    Vamos a fomentar nuevas generaciones basadas en el respeto, ahora que aún nos escuchan…

    1. Y vamos a aprovechar para escucharlos también, que ellos no tienen la “mirada sucia” y quizás aprendamos algo 🙂

  4. Te estoy haciendo la ola. Gracias, gracias por expresarlo tan bien y tan claro. Cada vez que le dicen a mi niño lo de los niños no lloran…. me dan ganas de…. (ya tú sabes) o lo de ese juguete no es para niños. Feliz de saber que no estoy sola en esta pequeña (grande) lucha.

    Bravo bravo. :*

    1. Lo de los niños no lloran y a las niñas se les dice “te pones muy fea si lloras” así luego ¿cómo vamos a aprender a gestionar las emociones por mucho monstruo de los colores que les leamos?

      :*

  5. BUENISIMO.

    De principio a fin. De verdad, gracias.
    Por empezar reconociendo que a veces tenemos actitudes machistas que se nos escapan, nadie es perfecto y lo importante es seguir tratando de mejorar.

    Me gusta mucho también la idea de “mi feminismo”, de decidir qué batallas te merece la pena luchar. Porque cada uno tenemos nuestras prioridades y algo que para mi es vital para ti puede ser muy poco importante.

    Yo también soy madre de chico. Tiene dos años ya así que ya lo entiende todo y repite muchas cosas. Vamos, que ya se va notando el efecto de lo que le decimos y como nos comportamos.
    Igual que intento inculcar el por favor y el gracias, decir buenos días al llegar y adiós al irse, intento que respete a todo el mundo por igual.

    Sí que le digo cosas como ” qué guapo estás “, ” que listo eres” o “como me gusta lo que has hecho”, pero porque lo pienso de verdad xD

    Para mi, la principal batalla van a ser las frases de familiares cercanos del estilo de ” los niños no lloran” o “la mesa ha sido mala, pegale” cuando él se ha tropezado por no mirar.
    Pero bueno, tendremos paciencia e intentaremos también educar a los adultos!!

    1. No podremos cambiar el mundo pero cambiar nosotros es el primer paso y el camino.
      Puede que para otros esas frases no tengan importancia o ni siquiera les vean algo malo… por suerte nosotros, los padres, somos sus mayores referentes y podemos jugar con esa ventaja, dar ejemplo y usar frases distintas.

      Me alegra que te haya gustado, gracias por pasarte a comentar 🙂

  6. Mamá Pingüino dice: Responder

    Estoy de acuerdo contigo con lo que dices. De la misma forma quiero educar a mi hijo. Creo que lo que hablas del machismo es porque estamos aún en una sociedad generalmente machista y ciertas cosas y formas de hablar se han convertido en rutina sin darnos cuenta del límite que estamos rozando.

    1. Es una pena que sea una rutina. Por eso es importante pararse a pensar en lo que hacemos y decimos, que luego los peques son nuestro reflejo 🙂

  7. Qué buen post, guapa. Es con lo que nos hemos criado así que yo creo que a casi todos se nos escapan cosas, como tú dices.
    Yo he tenido dos niños y es una cosa que tengo clara desde siempre. Me gusta mucho tu planteamiento porque, al final, se trata de educar en el respeto hacia todos.

    1. ¡Gracias! Yo creo que reconocer que alguno se escapa es una forma más de hacer valer el feminismo. Reconocer que puedes equivocarte y decir o hacer algo en contra de lo que crees… que ser coherente 100% constantemente en un mundo donde el machismo es más habitual es muy complicado. Pero se intenta, cada día 🙂

  8. Me encanta!! Yo soy como tu, en algún momento (suelo achacarlo a la maternidad) me cambio el chip y empecé a preocuparme por cosas como educar a mi hijo en respeto y la igualdad.
    El tema de las frasecitas k les sueltan a los pekes… mi madre ha llegado a decirle “suelta esa escoba que se te cae la colita!!”. Pero mal del todo no lo debemos estar haciendo cuando el elige lo que le gusta sin importarle de ke género se supone ke es.
    Estoy deseando leer la 2 parte!! Un abrazo

    1. ¡Menuda frase! :O
      Y luego nos quejamos del “compartir las tareas” o de que algunos hombres no sepan como/cuando se hacen algunas tareas domésticas.
      Tu peque es un crack, más como él tenemos que criar 🙂

  9. Yo tengo una niña y todos los días veo la cantidad de cosas machistas que tiene y tendrá que oír porque forman parte de nuestro día a día, ya sea por simples comentarios de allegados, televisión, etc y me da penita…pero por suerte tanto mi marido como yo somos feministas y pelearemos por una educación de iguales, sin diferencias de sexos y con mucho respeto. Quiero creer que poquito a poco iremos cambiando las cosas.

    1. Si los padres somos conscientes y nos lo proponemos, seguro que si 🙂

  10. El respeto, sin duda la base sobre la que debería erguirse la sociedad. Tolerancia otro fundamento esencial. El post es maravilloso y es verdad que sin querer caemos en cueros machismos pero ahí está la cuestión que los reconocemos e intentamos cambiarlo. Tengo tres niños y una responsabilidad, quiero educarlos de manera que respeten tanto hombres como mujeres y que se respeten a si mismos. Que nunca juzguen a la ligera porque cada persona tiene una historia detrás y hay que conocerla antes de emitir un juicio.

    1. Creo que las mamás de chicos tenemos tanto por hacer para poder cambiar como están las cosas 🙂
      Es imprescindible que veamos los machismos en nosotras mismas para poder dejar de trasladarselos a ellos!!

  11. Totalmente de acuerdo en todo. Me ha encantado de verdad. A mi de momento no me han soltado nada y espero que siga así. Yo reconozco haber caído en algún machismo pero ya está solucionado y no volverá a pasar. Con el granito de arena de cada uno podemos ir consiguiendo cosas muy importantes!!! Deseando leer la segunda parte!!!

    1. Poco a poco y con buen pie… ahora espero no defraudar con la segunda parte, jajaja…

  12. Si eres una persona tolerante sin duda eres una persona respetuosa, son actitudes que van de la mano. Para mi criar en igualdad en todos los ámbitos es muy importante y siempre desde el ejemplo. Yo soy feminista.

    1. El ejemplo al final arrastra 🙂
      ¡Gracias por comentar!

  13. ¡¡¡ME SIENTO TAN IDENTIFICADA!!! Pero tanto, tanto…

    me recuerdas un poco al dilema de la religión, también. Yo no le he bautizado, y no le pienso negar un bautizo el día que decida tenerlo. Tampoco nada, pienso criarle en todas las religiones. Wicca incluida.

    1. ¿Y los jedi? Yo creo que todas las religiones tienen algo positivo que puedes aprender de ellas. Si hemos llegado (como conjunto, la humanidad) hasta aquí con tantas religiones es por que “tener fe” es algo importante y además, conocer las religiones te ayuda a entender y respetar no solo a los demás como personas si no a las diferentes culturas.

      ¡Viva Wicca!

  14. Pues mira, educo desde el respeto y la tolerancia sobre todo. Las circunstancias especiales de mi casa me han dictado el camino a seguir, porque quiero, necesito que sean seres humanos abiertos de mente, empáticos y generosos, y eso pasa por la igualdad. Y sí, el machismo me aqflora con las tareas de casa. Aunque como tú, me considero moderna e independiente. Me veo a mí misma corrigiendo el “me ayudas” por el “es tarea de todos” constantemente. Es tan complicado…y si no empezamos por nosotros mismos, difícilmente tendremos un discurso válido. Solo espero que mis hijos sean más consecuentes que yo. Un besote

    1. Yo espero que mi hijo también lo sea, me encantaría 🙂
      Gracias por pasarte <3

Deja un comentario