Un ingreso hospitalario en psiquiatría

Un ingreso hospitalario cuando eres madre es completamente diferente a cuando no lo eres, porque hay personas que dependen de ti. Hay rutinas, horarios y cosas que dependen de que tú estés ahí para llevarlas a cabo… pero ¿y si no estás?

Nadie valora un ingreso hospitalario

Si te rompes una pierna, tienes que estar en el hospital. Te da una apendicitis y no piensas si será mejor ir o esperar a que se pase sola. Sin embargo con los ingresos hospitalarios relacionados con la salud mental son distintos. La gente en general lo relaciona con cosas como “la voluntad”, cosas que puedes posponer, que puedes cambiar con solo decidir estar mejor.

¿Por qué valoramos un ingreso hospitalario cuando se trata de salud mental? Sigue siento al fin y al cabo nuestra salud la que está en juego, y en muchos casos, nuestra vida y la calidad de ella. También está en juego la vida de otros, esos peques que dependen de una y en los que pensamos para posponer visitas médicas una y otra vez.

Porque parece que nuestra salud es capricho y la suya la más importante.

Pero no nos equivoquemos, lo que más necesita un bebé para crecer es una mamá feliz y sana.

Ingreso hospitalario psiquiátrico.

A esto me enfrento en mi vida actualmente. Tener que tomar la decisión de separarme voluntariamente de mi hijo. Dejarlo a manos de cuidados de otros y ponerme yo misma en manos de cuidados ajenos para mejorar las vidas de ambos. Para que la depresión no me coma, No destruya todas esas posibilidades que tenemos en un futuro incierto.

Y es que lo quiero todo. He decidido que quiero todo el sufrimiento y el disfrute que haya en la vida de Loki. Lo quiero vivir con él. Quiero verle crecer, tenerlo en mi vida y estar presente en la suya de una forma sana. Quiero que aprenda que las cosas se luchan y se pueden ganar. Porque de esta depresión salgo. No se cuando, pero lo haré.

¿Es esto lo mejor?

Separarme de todo, meterme en mi propia burbuja y olvidarme del “ahí afuera” no sé si será lo mejor. No sé ni siquiera si es lo que va a pasar en el ingreso. Tengo tan poca información que a ratos sucumbo a la ansiedad, el miedo, un poco de pánico y arrepentimiento.

Pero quiero creer que es la elección adecuada. Por que es lo que me recomiendan los especialistas médicos que me siguen y ellos son los que saben. Porque mis amigos están preocupados por mi y mi integridad física y tienen razón, está en peligro. Porque no querría que mi hijo hiciera lo que yo hago sin tener la ayuda que yo tengo y no tomarla.

Cuando llegue el momento de contarle por qué mamá tiene cicatrices quiero que sepa que lo luché todo lo posible, con todas las herramientas que pusieron a mi alcance.

¿Y tú, qué opinas de mi decisión?