Operación: drenajes en los oídos

Si me seguís en Instagram habréis leído y visto que este año Loki ha estado varias veces con otitis. Después de todas estas otitis de repetición y de visitar al otorrino nos recomendaron ponerle drenajes en los oídos para mejorar la situación.

¿Por qué se dan las otitis de repetición?

Los peques, por el propio desarrollo de su cuerpo tan pequeño tienen los conductos auditivos muy horizontales. Esto hace que el moco vaya hacia el tímpano, que hace de barrera. Al acumularse este moco puede acabar creándose una infección y de ahí la otitis.

Como el tímpano hace de barrera aunque la primera otitis se cure el moco no se va. De esta forma es más probable que ocurra una nueva otitis.

Probamos con varios medicamentos y aerosoles, todos recomendados por el pediatra y/o la otorrino pero no hubo mejoría durante meses.

¿En qué consiste la operación?

El médico coloca unas piezas con forma de embolo muy pequeñas atravesando el tímpano de lado a lado. Son tan pequeñas y están colocadas tan al fondo que no se ven desde fuera ni sobresalen.

Estas piezas permiten que el conducto auditivo tenga una salida para el moco de forma que no se quede ahí estancado provocando las otitis.

¿Cómo va la operación?

Es muy sencilla y apenas dura unos 15 minutos. Como es muy pequeño lo durmieron y en realidad lo peor fue salir de la anestesia ya que se encontraba muy confuso y no paraba de llorar y llamarme.

Al final la doctora me recomendó darle un antiinflamatorio en caso de que le notara dolorido y unas gotas por si supuraba el oído. Por suerte no tuvimos que usar nada porque Loki se encontraba genial, de hecho al día siguiente fue a la guarde.

Después de poner los drenajes…

Recomiendan que no le entre agua en los oidos lo cual es un problema para el momento del baño y ahora que se acerca el buen tiempo con la piscina. Por eso hemos encargado unos tapones a medida. Asi Loki podrá disfrutar sin problema.

¿Sabias lo que eran los drenajes en los oídos?