Pues no parece que tengas depresión

A veces las apariencias engañan. Es lo que tiene ser testigos de una pequeña parte de la vida de los demás que a veces nos puede parecer que otro no esté enfermo. Que utilicemos el aspecto físico para decir a alguien “pues no parece que tengas depresión con la intención de decirle algo positivo probablemente. Quizás queremos expresar que se le ve saludable.

Pero ese no es el mensaje que llega.

Que tengas depresión o no.

No se sabe por tu aspecto físico. Hay días que simplemente no nos levantamos con ganas de arreglarnos y otras al revés. Las emociones muchas veces influyen en el estado de ánimo y este estado de ánimo en nuestras ganas de arreglarnos.

Si algo sabemos todo es que a la gente le encanta decir cosas como “tienes mala cara, ¿has dormido mal?”. Se nota a leguas unas ojeras marcadas por una noche de colecho intenso.

Pero se puede arreglar, con un poco de maquillaje y un pelín de arte puedes borrar de tu cara ese malestar que puede ser más evidente unos días que otros. Quizás optas por elegir vestirte con colores vivos, utilizar complementos, pintarte las uñas. Nada de eso cura la depresión, pero si la esconden muy bien.

El aspecto físico en la salud mental.

Si, es cierto que el aspecto físico es una de las cosas que se descuida durante la depresión. Una persona que antes se cuidaba mucho y se arreglaba para salir puede de repente optar por lo contrario. Las cosas van perdiendo poco a poco la importancia que les damos, y a la vez cada vez es más difícil disfrutar de los pequeños placeres de la vida.

Antes quizás el momento de la ducha era maravilloso, y ahora se ha convertido en un mero trámite al que te ves obligada casi socialmente.

Hay un estereotipo que dice que las personas con depresión deben ser así. Desaliñadas, sucias, descuidadas. Pero no todas las personas con depresión son iguales ni pasan por las mismas etapas. A veces necesitas cubrir la depresión ante los demás.

Y el maquillaje, en estos casos es de lo más efectivo.