Viajar en avión con un bebé

El avión era algo que no podíamos evitar cuando nos planteamos el viaje a Japón. Nuestra idea original era coger un vuelo directo con Iberia Madrid-Tokio pero económicamente no nos lo podíamos permitir así que al final acabamos haciendo escala en Frankfurt y cogimos ¡4 aviones!

Debo decir que el vuelto directo con Iberia, mirado con tiempo puede salir razonable de precio en comparación a vuelos con escala. A nosotros no nos encajaba porque cogimos vuelos y hoteles mes y medio antes de ir, en temporada alta como es la de los cerezos en flor. Como no he hecho nunca el trayecto con ellos no puedo dar opinión sobre el servicio, pero si te estás planteando el viaje, merece la pena echar un ojo.

Voy a pasar por todas las “etapas” que supone un viaje en avión de un aeropuerto hasta otro, desde mi experiencia. Cada aeropuerto tiene su personal y sus normativas así que puede tu experiencia sea distinta a como lo cuento.

¿Quieres compartir tu experiencia? Déjame un comentario y hablamos.

Facturar las maletas y conseguir los billetes.

Esta parte es sencilla entregas los pasaportes, te dan los billetes, pesan las maletas y se las llevan por la cinta. Igual que cualquier viaje “sin bebé” salvo que llevas la documentación de alguien más.

Para el carrito (nosotros llevamos el Bogaboo Bee 3) te ponen unas etiquetas que son distintas dependiendo de si quieres facturar (lo harán como una maleta) o si lo llevas contigo hasta la puerta del avión.

En nuestro caso decidimos llevarlo con nosotros, teníamos una escala de 5 horas y nos parecía útil (ya fuera para transportar al peque o las mochilas, abrigos y bultos varios…).

Pasar el control de seguridad.

Esta parte puede ser fácil o un infierno. A la ida en el aeropuerto de Barajas Adolfo Suárez el personal fue muy agradable, había una cinta habilitada expresamente para familias. No es que te traten mejor o te dejen pasar más cosas en esa cinta, pero si es verdad que los demás también viajan con niños y entienden por lo que estas pasando. Así evitas malas miradas, soplidos, bufidos y algún que otro “toque” intentando meterte prisa.

Por el control (ida y vuelta) nos dejaron pasar sin problemas cosas básicas para el bebé como:

  • Biberones con agua.
  • Polvo de fórmula para preparar biberón.
  • Potitos.
  • Un plátano.
  • Pañales, toallitas, cremita para el culo…

Aunque Loki toma teta llevamos fórmula preparada por si había algún problema. Si me ponía yo mala o me perdía o me pasaba cualquier cosa quería que él pudiera seguir tomando leche, de una marca conocida.

Vas a tener que ponerlo todo en bandejas. Para hacer este punto más rápido recomiendo llevar 2 mochilas (o bultos de almacenaje en el formato que prefieras). Uno para las cosas electrónicas y otro para las cosas de bebé. De esta forma es más fácil hacer “recuento” y saber que lo llevas todo al pasar la cinta.

No puedes pasar el control con el bebé en una mochilita, debes quitártela, ponerla en la cinta y pasar con él en brazos. En caso de fular no puedo decir si también te hacen quitártelo, me imagino que sí.

Embarcar en el avión.

Una vez encuentras la puerta de embarque avisa en el mostrador que vas con un bebé (y carrito). En los 4 vuelos nos ayudaron a plegar el carrito para guardarlo antes de subir y pudimos embarcar pronto, justo después de los bussiness.

Esto está muy bien porque sueles llevar bastantes cosas, y las quieres tener a mano, si embarcas más tarde o por filas puede que te encuentres los maleteros que están sobre tus asientos llenos. Tener los juguetes, la mantita o el biberón lejos no es buena idea y tampoco querrás tener los bultos a tus pies todo el viaje.

Una vez dentro del avión, paciencia…

Una publicación compartida de chibimundo (@chibimundo) el

Seguro que ya te lo han dicho, es el consejo estándar: para el despegue y el aterrizaje por la mandíbula de tu bebé en movimiento. Puedes utilizar cualquier cosa: teta, biberón, chupete, un juguete… la succión es tu mejor amiga. De esta manera evitarás posiblemente que le duelan los oídos y pase un mal rato.

Si puedes pedir una cuna, hazlo, aunque luego acabe durmiendo en brazos todo el vuelo. Esos asientos están en la primera fila y tienes más espacio. Aunque no puedas usar la cuna, por edad o peso del bebé (consulta la aerolínea) avisa que vas con bebé y pide esos asientos. Dependiendo de la edad del bebé quizás necesite desplazarse un poco o jugar en el suelo y ese espacio extra viene genial. Además el personal de a bordo suele sentarse cerca y están pendientes de lo que puedas necesitar.

Para ese rato nosotros llevamos:

  • Comida (plátano, galletas).
  • Su mantita suave con olor a casa.
  • Juguetes pequeños que no hagan mucho ruido (por no molestar).

Y si tienes un bebé pequeño, algo absolutamente genial son las pajitas, puedes pedirlas a las azafatas, les flipan.

Cambiar de avión: hacer una escala.

Las esperas en las escalas se hacen largas, muy largas… así que llevar el carrito fue muy buena decisión. Si se queda dormido está en un lugar conocido, puedes bajar la capota para que tenga intimidad y oscuridad. Tienes las manos libres… para mi fueron todo ventajas.

En caso de hacer escala (las nuestras fueron de 5 horas) te recomiendo buscar por internet el aeropuerto donde vas a pasar el rato. Los baños suelen tener cambiadores, pero te recomiendo buscar los de discapacitados, que suelen ser más grandes y adaptados también con cambiador.

Además en algunos aeropuertos cuentas con sala de lactancia, zonas de juegos y algunos incluso tienen guardería. Para ver los servicios en aeropuertos de España te recomiendo la web de Aena. Nosotros en Barajas Adolfo Suárez no usamos los servicios porque no pasamos casi tiempo. Sin embargo en el aeropuerto de Frankfurt si usamos baños y zonas de recreo y nos hizo un buen servicio porque Loki pudo cansarse gateando y viendo a niños mayores jugar. Que mirar a otros niños, también cansa mucho, y ganas puntos para una buena siesta

Una publicación compartida de chibimundo (@chibimundo) el

¿Cómo preparé nuestro viaje en avión con Loki?

Pues, como siempre, Internet fue mi gran fuente de conocimiento. Mi recomendaciones tras un amplio proceso de investigación son:

  • Este artículo de Locos por los viajes en el que hablan de viajar en avión con un bebé, además te puedes dar una vuelta por su web que tienen un montón de información interesante sobre viajes.
  • Viajablog también tiene un artículo muy interesante y con información que para mi fue muy útil.
  • Si tu misión se complica viajando a solas con un bebé sin apoyo de otros adultos visita a este artículo que trata la logística del avión siendo solo un adulto y un bebé.
  • Y si vas a hacer un vuelo España-Japón con un bebé puedes hacerte una idea de la experiencia con este video de Familia Hosoya.

Espero que te haya sido útil y si tienes alguna pregunta, no dudes en dejarme un comentario 🙂