Herpes zóster y lactancia materna

El herpes zóster es el mismo virus que el de la tan conocida varicela. Digamos que la varicela sería el virus primigenio y una vez has tenido la varicela, te vuelves inmune y otras personas no te lo pueden pegar, porque ya la has pasado pero ese virus se queda latente en tu cuerpo.

¿Qué es el herpes zóster?

Se trata de una especie de “rebrote” de la varicela. Se trata de un virus que ataca a un nervio concreto, por eso muchas veces lo llaman también culebrilla porque aparece cono con esa forma (siguiendo al nervio). Normalmente sale en torno al tronco desde la espalda hacia adelante (solo en un lado) es la forma más típica pero también puede aparecer en otros nervios como en la cara y atacar cerca del ojo.

¿Cuales son los síntomas?

Lo primero que se nota es el dolor. Es un tipo de dolor muy concreto, ya que es del nervio, por lo que va y viene y es muy intenso. Es muy fácil de diferenciar de otros dolores porque además es muy desagradable. Y por lo general las personas sanas no padecemos ese tipo de dolor…

También puede dar dolor de cabeza y algo de fiebre. Molestias gastrointestinales, malestar general…

Finalmente aparecerán los granitos (vesículas) muy dolorosas también. En mi caso, antes de aparecer las vesículas lo que pasó es que se me durmió la piel y perdí la sensibilidad en la zona.

¿Se puede contagiar el herpes zóster?

El herpes zoster se contagia a personas que no estén vacunadas de la varicela o no la hayan pasado. Pero no se pega ese virus, si no que esas personas cogerían la varicela.

Para contagiarlo tiene que haber contacto directo entre las vesículas y la piel de la persona no inmune. Si te tocas tú las vesículas, lávate bien las manos antes de tocar a las otras personas.

Tengo herpes zoster y doy lactancia materna.

No te preocupes, te doy un par de opciones:

  • Si lo tienes en la cara y tu bebé ya se mueve y te toca la cara lo mejor es envolverlo en un arrullo con las manitas por dentro para las tomas, así evitas el contacto.
  • Si lo tienes en el cuerpo, usa una camiseta ajustada de tirantes como barrera entre tu cuerpo y el del bebé.

El tratamiento tópico o los antibióticos que te dan como tratamiento son aptos para consumo durante la lactancia, recuerda a tu médico que aún estás dando el pecho y tira de e-lactancia para comprobar que el medicamento es bueno.

¿Cómo evitar el herpes zóster?

La única forma de tener el herpes zóster es haber pasado previamente por el virus de la varicela. Por lo tanto la única forma de inmunizarte para el herpes zóster es la misma que la de inmunizarte para la varicela.

La vacunación.

Así de importante es vacunarse. Te quitas las molestias de no una si no dos enfermedades.

Mi experiencia con el herpes zóster:

Empecé a tener un dolor muy raro en la espalda que me iba y me venía. Era peor por las noches y cuando me ponía en movimiento mejoraba un poco. No se quitaba con paracetamol ni con ibuprofeno. Era realmente muy molesto.

Además esa zona de la piel empezó a perder sensibilidad. Y no sabía si era normal o no, porque tras la cesárea había zonas de la tripa en las que aún no había recuperado la sensibilidad… vamos que no sabía si era de la cesárea o de otra cosa.

Estuve dos semanas con ese dolor, aguantando, pensando que era algo muscular. Hasta que un fin de semana ya no podía más y fui a urgencias. Me pusieron un pinchazo y me dijeron que era una lumbagia que me pusiera calor en la zona y no hiciera esfuerzos.

¿Qué pasó? Que el pinchazo con el calmante para el dolor no me hizo nada, no mejoró el dolor porque no era el dolor que yo tenía… Pasé por el fisio que me dijo que estaba perfecta y que el no notaba que tuviera mal esa zona.

A la semana siguiente volví a urgencias con el dolor mucho más intenso y, por fin, granitos. Ya dieron con el diagnóstico correcto y por suerte en 2/3 semanas después las vesículas desaparecieron y al mes dejé de sentir dolor.

¿Y la lactancia?

La medicación era perfectamente compatible con la lactancia. Yo tenía el herpes zóster en el tronco, desde la espalda al ombligo. Cogí una camiseta bastante pegada y la usaba de barrera entre Loki y yo en las tomas. También lo envolvía en un arrullo para evitar contacto.

Natsu tampoco había parado la varicela ni estaba vacunado y ninguno de los dos se contagió.

¿Por qué me dio el herpes zóster?

Suele dar a personas a partir de los 50 años. Los médicos me dijeron que tras una operación, como por ejemplo la cesárea, podía movilizarse el virus. Además estaba bastante bajita de defensas.

Por eso, si habéis pasado por una cesárea y estáis con las defensas bajitas y aparece un dolor intenso y extraño… id al médico.