Se busca compañero de misión

Quizás esto parezca más un anuncio del periódico en vez de el post de un blog, por el título. Y en realidad es una declaración de intenciones, un grito al aire para quien lo escuche, porque aquí se busca compañero de misión y no uno cualquiera, un compañero perfecto.

Para hacerlo más fácil he decidido dividir esta gran misión en varias sub-misiones, de forma que cualquier candidato pueda ver si es apto o no para ser el candidato ideal.

Misión: compartir una vida.

Se busca alguien que conozca el verdadero significado de compartir. Un compañero en todas las vertientes de esta misión principal llamada vida. Alguien que quiera compartir todas esas misiones del hilo argumental, desde las mas pequeñas a las más épicas. Que no se lleve las manos a la cabeza cuando haya que poner una lavadora, un lavavajillas, sacar al perro de paseo o hacer la compra de la semana. Y que no tema los enfrentamientos transcendentales con la suegra o la familia política.

Con buenos conocimientos de lo que significa corresponsabilidad y que haya decidido ponerse bastantes puntos de habilidad en carga mental compartida. Capaz de entender instrucciones y, aún más importante, elaborarlas.

Disponible para aventuras locas y tranquilas. Con ganas de dar la vuelta al mundo viajando o soñando desde el sofá con una manta y Netflix.

Misión: cuidar de nuevos integrantes.

He dado un paso más allá en mi misión vital y he decidido aumentar el equipo. Creo que será una buena forma de que las misiones sean más divertidas en el futuro.

Compañero de misión, debes querer mucho tanto a este nuevo integrante como a cualquier otro que pueda llegar en el futuro. Decidir que se unan nuevas personas al equipo es una tarea de gran responsabilidad.

Se busca mucha paciencia, muchísima. Incluso la habilidad de encontrar paciencia debajo de las piedras será bien valorada. El cante y baile pueden dar puntos extra si implican cese del llanto instantáneo. Nada de huir de misiones de limpieza o cuidado diario. Las misiones de socializar con otros equipos llenos de miniseres entrarán dentro de la corresponsabilidad.

Además la habilidad de educar junto con buen juicio y sentido común son necesarias como base según vaya pasando el tiempo. No son necesarios conocimientos en Montessorri, Waldorf o Inteligencias Múltiples aunque si ganas de seguir aprendiendo y mente abierta para adquirir otras formas de hacer distintas a las vividas.

¿Existe el compañero de misión perfecto?

He de decir que ni siquiera yo soy la compañera de misión perfecta. A veces estoy cansada, otras simplemente no tengo las habilidades necesarias. También la educación y la sociedad nos llevan a ejercer uno u otro papel durante las misiones. Cargarse con demasiadas misiones pequeñas y dejar que otro se lleve los puntos por las grandes. No dejar tiempo para descansar entre misiones…

La vida es un juego en el que deberíamos divertirnos, usar nuestros puntos en habilidades de la mejor forma, hacer equipo y salir con el mayor éxito posible de cada enfrentamiento… o aprender de cada derrota.

¿Y tú has encontrado un/a compañero/a de misión?