Nueva etapa: Loki va a “la guarde”

Buscar una guarde donde dejar a Loki era una de mis principales tareas vitales cuando cumplió 3 meses. Me iba a incorporar al trabajo cuando él tuviera 5 pero quería buscar con tiempo y poder visitar muchas para tomar la decisión adecuada.

Luego ocurrió lo de mi despido… Navidad, cumplió 6 meses, decidimos irnos a Japón, volvimos, semana santa y me puse de nuevo a buscar trabajo. Me di cuenta de que ponía por todas partes “disponibilidad inmediata” pero en realidad no era así. No podía dejar a Loki de la noche a la mañana al cuidado de otros.

Encontrando LA guarde.

Así que nos pusimos las pilas para encontrar una guarde.

Ya sé que decir “guarde” o “guardería” está mal visto, que los niños no se guardan y ahora van a “escuelas infantiles”. A mi me gusta que quieran y cuiden de Loki, independientemente de como se llamen. Para mi el término “guarde” es cariñoso y por eso es el que voy a usar.

En este proceso de búsqueda me di cuenta de dos cosas importantes:

  • He tenido muchísima suerte de poner estar con Loki estos primeros meses de vida, hasta el año. aunque haya sido por un despido.
  • Soy muy tiquis para elegir. Contacté con muchas, visitamos la mitad y aún así la elección no me quedaba del todo clara.

Necesitábamos un horario amplio. Yo no sé donde estará mi trabajo futuro así que hay que plegarse a las condiciones de Natsu y tener margen para que yo pueda llegar también a por él. La mayoría de las escuelas que utilizan pedagogías activas tienen un horario muy limitado. Además no suelen ser baratas y cuando te sales del horario aún menos.

Hola guarde.

Así que después de tanta búsqueda y descarte, no estaba segura de nada. Las públicas ya habían salido, las ayudas también, las privadas son más caras… Buscando Google Maps me encontré una guarde a medio camino entre casa y el trabajo de Natsu. El nombre me sonaba y recordé que una amiga lleva a su peque a esta misma guarde. Me había hablado maravillas de ese lugar y planeaba llevar a su segunda peque a la misma guarde.

Así que les contacté y ese mismo día me invitaron a visitarlos. Las instalaciones me gustaron mucho, me pareció que el programa que tienen está muy bien porque le dan valor a la parte emocional y no creen en los castigos. No me gustó que son muy intensos, dan mucha estimulación, en varios idiomas, y a los más peques los “guían” en las manualidades (cogiéndole la mano para pintar por ejemplo).

Cuando me hablaron de precios flipé. Este tipo de guarde con tanta estimulación e idiomas suele ser cara. Y el precio nos encajaba incluso si teníamos que dejar allí a Loki nuestro máximo de tiempo necesario.

Así que teniendo en cuenta que:

  • La ubicación era buena.
  • El precio nos encajaba.
  • Teníamos buenas referencias.

Nos decidimos por esta guarde. Que no voy a decir el nombre porque aunque vayan muchísimos niños nunca se sabe quien está leyendo al otro lado, así que cuando Loki y su(s) futuro(s) e hipotético(s) hermano(s) no vayan a esa guarde, daré nombre y opinión.

¿Y cómo lo llevo?

Pues si me tenéis en instagram pudisteis ver mi cara de pena y lagrimones en el stories. Mi cabeza sabe que esta es la mejor opción, va a ir 3 horas por las mañanas para hacer hábito, de forma que cuando tenga que quedarse más horas no sea un cambio muy grande. Así yo tengo tiempo para echar ofertas, tunear mi CV, ir a entrevistas… Es como hacer una adaptación muy larga.

Y últimamente necesitaba un poco de tiempo para mi, respirar un poco. Este año con Loki ha sido genial, y muy demandante. He pasado de ser una joven profesional que iba a ser mamá a “solo” una mama. De forma completamente involuntaria.

Justo esta semana han escrito 2 post muy interesantes Mami rebeldeNi contigo ni sin ti” y Mamá tribuMe siento coja sin una de mis hijas“. Hablan justo de este sentimiento que tengo de necesidad de estar sin Loki mientras que me siento culpable por ello y cuando sale de allí lo abrazo como si hubieran pasado años.

Según va pasando la semana y lo veo que entra y sale contento estoy más tranquila. Las profes están siendo muy amables conmigo y se están encargando de hacerme de “soporte emocional” cosa que agradezco muchísimo. Ya contaré como vamos después de la adaptación… y si sigo contenta.

¿Y tú, llevas a tu peque a la guarde? ¿Cómo fue el proceso?